Pages Menu
Facebook
Categories Menu

CIRUGÍA DE LOS PÁRPADOS

parpados

Los ojos y su contorno son la parte más expresiva del rostro, la mirada es el espejo del alma.

Los ojos son los primeros en reflejar  los efectos de los años por lo que lleva al paciente a la consulta con el cirujano plástico.

La corrección de unos párpados prematuramente envejecidos devuelve a los ojos su aspecto de frescura y lozanía.

Los párpados caídos, arrugados o hinchados pueden desvirtuar los más bellos ojos y dar a la cara un aspecto cansado y poco saludable.

La Blefaroplastia puede ser realizada por dos razones principales:

Para mejorar la apariencia del paciente y, para corregir problemas funcionales como: la disminución del campo visual, la ptosis palpebral y el ectropión senil.

Se practican dos tipos de intervenciones en los párpados.

La Blefaroplastía superior o corrección de los párpados superiores resuelven problemas estéticos, pero es también adecuada para pacientes en los que el exceso de piel en el párpado les limita la visión.

En estos casos siempre coincide con la caída de la ceja, que arrastra hacia las pestañas la piel palpebral.

La Blefaroplastía inferior o corrección de los párpados inferiores se efectúa para eliminar las bolsas de grasa, las ojeras y el excesivo volumen del músculo orbicular.

Pero el paciente debe tener presente que todas aquellas alteraciones que quedan fuera del área de los párpados, como las patas de gallo y los surcos naso labiales no se pueden mejorar sólo mediante esta cirugía.

Los mejores candidatos son los pacientes que presentan un exceso de piel en el párpado superior y, en aquellos pacientes que presentan bultos en el párpado inferior originados por bolsas de grasa.

El cirujano plástico debe conocer todas las variantes técnicas y debe saber cuándo y cómo aplicarlas.

En los pacientes en la tercera y cuarta década de la vida, la simple extirpación de la grasa en exceso puede ser suficiente mediante una incisión conjuntival o cutánea.

En los pacientes de edad avanzada puede requerir resección del exceso de piel, del músculo orbicular y de la grasa peri orbitaria, así como un pequeño ajuste de la expansión del elevador del párpado superior, elevación de las cejas y acortamiento horizontal del párpado inferior mediante la resección del tarso, la cantoplastía externa o ambas.

El edema recurrente idiopático de los párpados y de la eminencia malar constituye un problema de difícil solución; la cirugía no corrige ese problema incluso lo puede acentuar. También puede ser premenstrual, por alergias, por enfermedad cardiaca o renal, alcoholismo o por alteraciones de la tiroides.

CONCLUSIÓN

Un profundo conocimiento de la anatomía de la órbita, buena técnica quirúrgica, buen juicio clínico, selección adecuada del paciente y buen criterio = a buenos resultados.

 

Download mp3